domingo, 20 de enero de 2013

Iglesia Católica de Tecpán


Templo colonial


El estilo arquitectónico de la iglesia es del arte renacentista que estuvo de moda en Europa durante los siglos XV, XVI y XVII, indudablemente se importó dicho estilo y dos de sus escuelas: romana y barroca.

 
El estilo de la fachada es barroco colonial guatemalteco. Este estilo lo determinan las ocho columnas salomónicas adosadas que se encuentran en el cuerpo inferior y superior. Otros elementos barrocos que presenta la fachada son los capiteles dóricos, los roleos que se encuentran en el remate, lacerías en el zócalo, entre otros.
 
  
La fachada es de dos cuerpos y un remate, los cuerpos y el remate están limitadas por las cornisas con molduras. En el cuerpo superior en la parte central se encuentra la ventana coral rehundida con forma de un nicho, este se le ha dado utilidad en las Semanas Santas, ya que se utiliza para colocar la matraca. En la parte derecha de la fachada en sus cuerpos superior e inferior, se encuentran dos santos dominicos dentro de dos nichos y en la parte izquierda se encuentran dos santos de la orden franciscana34. En el cuerpo inferior sobre el atrio, se encuentra el ingreso que es un arco de medio punto con una puerta rehundida. Otros elementos que son característicos son los tímpanos que se encuentran en la parte superior de cada nicho u hornacina donde reposan los santos.
 
El techo es de dos aguas de estilo románico con techumbre de madera cubierta toda por teja tipo árabe. Cuenta con una calle de una nave. En la parte superior de la nave se observan vigas de madera con el adosamiento de algunas pinturas, algunas presentan dos brazos cruzados, uno de Jesucristo y el otro de San Francisco de Asís, siendo este símbolo que identifica a la orden franciscana.

 







 
La parte interna esta constituida por una sola nave, dos capillas de oración: la de Corazón de Jesús y la del Señor de Esquipulas. La primer se ubica en la arte lateral izquierda cercana al altar mayor; la segunda en la parte lateral derecha cercana a la entrada de la iglesia. La sacristía se ubica en la parte lateral izquierda frente al altar mayor. La oficina para atención del público se encuentra en la parte lateral derecha cercana a la entrada principal. El campanario se ubica en las paredes de la parte superior de la oficina, formando parte de la fachada principal y lateral derecha del exterior de la iglesia. Se hallan cinco vanos, donde cuelgan cinco campanas: tres en la parte frontal y dos en la parte lateral derecha. En el interior de cada campana hay un nombre grabado, según versiones de algunos vecinos del pueblo, los nombres de cada una pertenecían a miembros de la familia real española del periodo colonial, una de ellas se identifica con el nombre de “Juana”.


Las paredes están compuestas de calicanto (piedra y mezcla de cal y arena) y recubrimiento de cernidos de cal. En un espacio pegado al altar mayor existe un área de cuatro columnas con arcos unidos formando cuatro pechinas donde se asegura que existió una cúpula que fue destruida por algún terremoto de los muchos que se dieron en el pasado. En paredes laterales exteriores y la pared de la parte trasera de la iglesia están reforzadas por contrafuertes de singular magnitud, que llegan hasta sus partes más altas. Una pared que se encuentra en el patio parroquial está semidestruida por el último terremoto, muestra que su construcción tiene cierta diferencia con las de la iglesia, ya que esta contiene ladrillo pegado con mezcla, recubierta en su exterior por cernido de cal, posiblemente esta pared fue construida después de la construcción de la iglesia.
 

 El retablo  del altar mayor se identifica como barroco, ya que no faltan las columnas salomónicas que son las que determinan su estilo. Este es una réplica de fachada principal de la iglesia, que en la parte central del segundo cuerpo se encuentra la imagen del santo patrono del pueblo, “San Francisco de Asís”, y en los tres cuerpos que hacen la totalidad del retablo, siete imágenes de santos, algunas pinturas y escudos que identifican a la iglesia. En las paredes laterales, se apoyan varios retablos, algunos conservan su colorido dorado, mientras otros han perdido su colorido, siendo víctimas de terremotos, humedades, descuidos y el tiempo. Algunos de los retablos que presentan piezas nuevas, se deben a que recientemente fueron reconstruidos o están en reconstrucción.

Algunas columnas salomónicas de los retablos insinúan estar sostenidas por querubines. La mayoría de los retablos tienen santos adheridos, y otros con camerinos yuxtapuestos en los mismos, así como, algunos oleos sobre tela o planchas de madera de estilo barroco, siendo de gran valor artístico y monetario. Desgraciadamente la falta de conciencia de algunas personas vecinas y no vecinas, sabiendo de su cotización por alto valor monetario de las pinturas, han sustraído algunas de ellas, vendiéndolas a coleccionistas inescrupulosos del país y del extranjero.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Ingresando a la iglesia en del lado derecho se encuentra la imagen de “Jesús Nazareno de Poromá”, en un camerino recientemente yuxtapuesto en un retablo, dicha imagen es muy venerada por los fieles católicos tecpanecos y de otras poblaciones del país. La imagen es sacada en procesiones en las Semanas Santas, por la hermandad de Jesús Nazareno de Poromá de Tecpán Guatemala, cofradías, agrupaciones, visitantes y vecinos católicos. La venerada Imagen de Jesús de Poromá tiene una peculiar historia con ricas leyendas locales.

 
En la parte lateral derecha existe una puerta de salida que tiene la forma de un arco de medio punto, dirigiéndose al patio parroquial. En uno de los espacios del referido patio se ubica una pila colonial, así mismo, en sus laterales se encuentran salones de reuniones y una vivienda moderna con cierto lujo de dos niveles recientemente construida, para el uso de los sacerdotes que sirven los oficios religiosos y administrativos de iglesia. Al sureste de la iglesia parroquial existe un edificio que le pertenece a la iglesia local. Esta fue utilizada como casa parroquial debido a la destrucción de la original, por el terremoto del año de 1976,fue utilizada como internado para jóvenes preferentemente indígenas del área rural que deseaban iniciarse como futuros sacerdotes.


La iglesia tecpaneca perteneció a la orden franciscana, actualmente no es administrada por tan prestigiada orden, que efectuó la labor de evangelización de la población cakchiquel, que se ubicaba en el área territorial de Iximché. Su labor pastoral abarcó también a los pobladores mestizos y ladinos que emigraron al pueblo de Tecpán Guatemala en los últimos años del periodo colonial. Obviamente fueron impulsores de costumbres y tradiciones que forman y que perviven en toda la población tecpaneca.

 
 La iglesia como institución ha jugado un papel protagónico en la organización social del municipio. La iglesia católica trata de mantener su hegemonía ante otras religiones que han crecido en el municipio.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada